56.62 F
New York
diciembre 3, 2022
Opinion

Un ciudadano ruso enfrenta cargos de fraude en EE. UU.

Los cargos afirman que los operadores robaron documentos de identificación para abrir cuentas bancarias y criptográficas.

Estados Unidos ha presentado cargos penales contra Artem Lifshits, ciudadano ruso, por su gestión de una filial de la infame Agencia de Investigación de Internet. Las autoridades estadounidenses han acusado a la agencia de interferir en las elecciones nacionales de 2016 con una operación de influencia a gran escala llamada Proyecto Lakhta.

La nueva denuncia afirma que Lifshits estuvo a cargo del departamento de traductores del Proyecto Lakhta desde 2017. Usó su puesto para obtener ilegalmente documentos de identificación estadounidenses, con el fin de utilizar “los medios de identificación de personas estadounidenses para abrir cuentas bancarias, cuentas de PayPal y cuentas de criptomonedas“.

Ahora está acusado de conspiración para cometer fraude electrónico. El Departamento de Justicia de Estados Unidos declaró que estas cuentas eran una vía para que Lifshits y sus colegas financiaran tanto el Proyecto Lakhta como su propio “enriquecimiento personal”.

John C Demers, el Secretario de Justicia Auxiliar de Seguridad Nacional, explicó que los cargos alegan que Lifshits había conspirado con otros para robar la identidad de ciudadanos estadounidenses y promover las operaciones de influencia del Proyecto Lakhta.

“Lifshits participó en este fraude para promover los objetivos de influencia maligna del Proyecto Lakhta y para su propio enriquecimiento personal. Este caso proporciona una ilustración clara de cómo estos actores maliciosos financian sus actividades encubiertas de influencia extranjera y el estado de Rusia como refugio seguro para los delincuentes cibernéticos que se enriquecen a costa de otros”, dijo Demers.

Un testimonio de un investigador del Servicio Secreto alega que el proyecto fue parte de una operación masiva orquestada contra el pueblo estadounidense.

“Desde abril de 2014 y alrededor de esa fecha, el Departamento de Traductores del Proyecto Lakhta se centró en influir en la población de Estados Unidos. El Departamento de Traductores realizó operaciones en plataformas de redes sociales, como YouTube, Facebook, Instagram y Twitter”, comentó el investigador.

“El objetivo principal del Departamento de Traductores era sembrar discordia en el sistema político de los Estados Unidos, incitar disturbios civiles y polarizar a los estadounidenses mediante la promoción de problemas socialmente divisivos, con especial énfasis en las divisiones raciales y la desigualdad en los Estados Unidos”.

La denuncia no mencionó los exchanges criptográficos a los que Lifshits y Project Lakhta lograron acceder. Sin embargo, dijo que al menos un exchange se consideró víctima de fraude, ya que procesó documentos falsos que se presentaron como un medio para cumplir con la verificación “conozca a su cliente (KYC)”.

Los cargos presentados por el Servicios Secreto se han entregado pocas horas después de que Lifshits y algunos de sus colegas del Proyecto Lakhta aparecieran en la lista de sanciones del Departamento del Tesoro, junto con sus respectivas direcciones de monerderos criptográfico.

Han surgido preocupaciones similares a medida que se acercan las elecciones de 2020.

Fuente: CoinList

También te puede interesar

Hoskinson dice que más países seguirán los pasos de El Salvador

Franciso Hilario

Bitcoin crea incentivos para el desarrollo humano en El Salvador

Adriana Delgado

Bukele, El Salvador y la hiperbitcoinización, capítulo cero

Adriana Delgado

Nayib Bukele, ¿presidente o “la voz” de bitcoin en El Salvador?

Adriana Delgado

DeFi necesita un sistema de calificación crediticia fiable pero con cautela

Sebastian M.

¿Cómo será la regulación de la publicidad sobre criptomonedas propuesta por la CNMV?

Sebastian M.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más